Actividad física y salud II.

por | Abr 21, 2024 | Blog | 2 Comentarios

La adopción de rutinas de ejercicio debidamente programadas impone a los órganos y sistemas del cuerpo humano una adaptación que repercute en un funcionamiento más eficiente de los mismos y, por ende, un mejor estado de salud. En este artículo se exponen algunos de los efectos benéficos que la actividad física tiene sobre la función cardiovascular.

La Comunidad Europea en sus políticas de promoción de la salud a través de la actividad física, ha reunido evidencias científicas suficientes que demuestran claramente los efectos y los beneficios que aporta a la salud de los seres humanos. El ejercicio físico programado provoca profundos beneficios mediante fenómenos de adaptación de las funciones cardiovascular, pulmonar, metabólica, neuromuscular, sobre el tejido muscular, conectivo y adiposo, lo que permite un efecto profiláctico o moderador de los efectos de diversas enfermedades mejorando básicamente la capacidad funcional de órganos y sistemas.

Los beneficios del ejercicio sobre la salud son muy amplios, no pretendemos hacer un análisis exhaustivo de cada uno de ellos, no obstante, explicaremos algunos, sobre los que existe consenso en el ámbito científico:

  1. Descenso de la frecuencia cardiaca

Es uno de los primeros efectos del entrenamiento para la salud; se basa en un cambio del sistema neurovegetativo que, de sipaticotónico, pasa a ser vagotónico. Se ha constatado que el contenido de catecolaminas del corazón (adrenalina y noradrenalina, que son desencadenadas por el sistema nervioso simpático), después de algunas semanas de entrenamiento, acusa un descenso del 30% de su índice en reposo, lo que reduce notablemente la sensibilidad del corazón con respecto a estímulos adrenérgicos que estimulan la frecuencia cardíaca. La disminución de la frecuencia cardíaca induce una considerable reducción del trabajo del miocardio y una frecuencia cardíaca más baja es, a la luz de las estadísticas, una garantía de menor riesgo de afecciones cardiovasculares. Una disminución del 10% de la frecuencia cardíaca permite una economía de oxígeno en el trabajo cardíaco del 15%.

  1. Incremento de la irrigación sanguínea al miocardio

El Ejercicio no sólo produce una capilarización y la formación de colaterales (red vascular preexistente, anteriormente obturada a nivel de las arteriolas) en los músculos esqueléticos, sino también en el miocardio. Además, la hiperirrigación sanguínea, inducida por la actividad física, es de 15 a 20 veces más elevada que con los productos farmacéuticos más eficaces.  Estas adaptaciones juegan, por tanto, a favor de la protección del corazón, pues el estado de los colaterales, condiciona la mortalidad precoz por infarto al miocardio.

  1. Reducción de la tensión arterial

Innumerables investigaciones han demostrado que la actividad física de intensidad media, ejerce un efecto favorable sobre las diversas formas de hipertensión. Especialmente la hipertensión leve y moderada es regulada con la actividad física. Por la reducción de la producción de catecolaminas y de la vasoconstricción concomitante, responsable del aumento de la tensión; se produce una disminución y una estabilización de la presión sanguínea. Esto significa una disminución de la carga de trabajo para el corazón y también la eliminación de un importante factor de riesgo cardiovascular.

El ejercicio aeróbico, es decir, aquél que se realiza mediante movimiento rítmico de grandes grupos musculares, es el enfoque no farmacológico más recomendado. Lo anterior es corroborado por un estudio que reveló, que, con sólo 45 minutos de ejercicio moderado, realizado interdiariamente, es posible reducir la presión arterial. La investigación, de científicos de la Universidad de Maryland, estudió a once   hombres de entre 49 y 67 años, con un peso promedio de 95 kilos y presión alta. Se demostró que perseverar en la práctica contribuye a mantener la presión bajo control. Este estudio fue difundido en la Gaceta de Hipertensión de Estados Unidos.

Continuará…

 

Compartir este contenido

Redactado por Luis Guerrero

Doctor en Ciencias Humanas. Profesor de Fisiología del Ejercicio y Fundamentos Científicos del Entrenamiento en pre y post grado en la Universidad de los Andes y otras instituciones educativas. Especialista en Teoría y Metodología del Entrenamiento Deportivo. Instructor de yoga, meditación y métodos de desarrollo humano. Maratonista, montañista y ahora cosmonauta y aprendiz de hortelano, comprometido con el servicio a las causas más nobles de la humanidad.

Otros artículos disponibles

Actividad física y salud IV.
Actividad física y salud IV.

El ejercicio en pacientes diabéticos bien controlados (con niveles adecuados de insulina y, por lo tanto, con normoglicemia), es beneficioso toda vez que aumenta la captación de glucosa por el músculo, disminuyendo los requerimientos de insulina.

Compartir este contenido
leer más
Actividad física y salud III
Actividad física y salud III

Además de los beneficios de la actividad física presentados en los artículos anteriores, existen otros sobre los que existe consenso en el ámbito científico, a saber: la prevención primaria y secundaria del sobrepeso y obesidad; el fortalecimiento de los huesos, cartílagos, ligamentos y tendones, con la consecuente mejoría de la función del sistema musculo esquelético y la disminución del nivel de colesterol “malo” y triglicéridos acompañada del aumento del colesterol “bueno”. De ellos estaremos hablando en esta entrega.

Compartir este contenido
leer más
Actividad física y salud I.
Actividad física y salud I.

¿Cómo promover tu salud a través de la actividad física? Esta pregunta ha sido respondida, por los sabios a lo largo de los siglos, en diferentes culturas. No obstante, aún persisten dudas sobra la forma como se verifica esa relación. En este, y una serie de artículos que entregaremos a continuación, trataremos de precisar algunos esenciales conceptos al respecto.

Compartir este contenido
leer más
Recetario de Navidad: Ponche de auyama
Recetario de Navidad: Ponche de auyama

En Venezuela es difícil pensar en una cena festiva en la que el ponche esté ausente. En esta cuarta y última entrega de nuestro recetario navideño, les traemos una exquisita versión preparada con auyama, también conocida como calabaza. Una delicia que, esperamos, puedan disfrutar en familia en estas fechas tan especiales. ¡Desde Alimentación para la Salud les deseamos Felices Pascuas y Venturoso Año Nuevo!

Compartir este contenido
leer más
Recetario de Navidad: Torta de zanahoria con confitura de naranja
Recetario de Navidad: Torta de zanahoria con confitura de naranja

Siguiendo con nuestro recetario navideño de sabor venezolano, nuestra tercera entrega se centra en el postre. Se trata de una versión ligera de la tradicional torta navideña venezolana, elaborada a base de confitura de naranja y zanahoria. Una verdadera delicia que, desde Alimentación para la Salud, les hacemos llegar para cerrar, con broche de oro, nuestra cena de navidad o de año nuevo.

Compartir este contenido
leer más
Recetario de Navidad: Ensalada navideña
Recetario de Navidad: Ensalada navideña

Dentro del espíritu navideño que poco a poco nos embarga y como parte de nuestro recetario de inspiración venezolana, desde Alimentación para la Salud quisimos traerles, en esta segunda entrega, una versión propia de la ensalada que sirve de acompañante de la hallaca, nuestro plato principal de estas fechas. Por supuesto que vegetariana.

Compartir este contenido
leer más

2 Comentarios

2 Comentarios

  1. Avatar

    Querido Luis. Gracias por esa información tan valiosa.

    Responder
    • Luis Guerrero

      Gracias querida Daniela por tu comentario

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *